martes, 12 de octubre de 2010

Análisis matemático del diseño arquitectónico. (III) Más de garajes.

Si tienes más de una planta de garaje trata de independizarlas.

Esto se podrá hacer en parcelas grandes y cuando la topografía lo permita.

La ventaja radica en que evitaremos la rampa o rampas de comunicación entre las dos plantas, y nos dejara libre la superficie de ocupación de la rampa para colocar plazas de garaje en las dos plantas.

Esto es totalmente factible cuando la diferencia de cota entre el punto más bajo y más alto de la parcela está entorno de los 2,50 m.

Y si no. ¿Qué?

Cuando no se pueda conseguir esta independencia de plantas, por ejemplo porque toda la parcela no sea accesible en todo su perímetro por vías públicas que admitan tráfico rodado, hay otra alternativa.

Será muy útil cuando la dotación de plazas de garaje necesarias no se cubra con una planta pero quede muy sobrada con dos plantas.

Esta alternativa es hacer planta y media de forma que en la zona topográficamente más alta de la parcela tengamos dos plantas de garaje y en la más baja una planta, de manera que entrando por una única rampa repartamos con mesetas intermedias a una semiplanta primero a un lado, a otra semiplanta al otro lado y finalmente en el desembarco de la rampa a la otra semiplanta debajo de la primera.

La ventaja de esta solución es que la rampa es bastante cómoda porque los tramos inclinados bajan entre mesetas media planta, un desnivel aproximado de 1,5 m. con lo cual el desarrollo de la rampa es mínimo y podemos hacer semiplantas de garaje de la altura estricta por normativa y funcionalidad.

Otra ventaja es que nos estamos adaptando geométricamente al terreno, de manera que economizamos en volumen de excavación y en altura de muros de los sótanos.
Y para esto, levanta el edificio todo lo que puedas.

Para optimizar las soluciones anteriores, debemos levantar  el edificio todo lo que podamos, tendremos dos limitaciones, la altura máxima de cornisa que permita la normativa y la altura máxima  también permitida para el forjado de planta baja.

Esto favorecerá también el aspecto comercial de esa planta baja, para su futura venta, al convertirla casi en una entreplanta, también hay que valorar donde colocar los posibles locales comerciales ya que tienen más valor de venta cuando no tienen peldaños de acceso y los escaparates están al nivel de la acera.

Y si solo hay una planta de garaje

Sobre todo en este caso, trata de entrar por el punto topográfico más bajo que te sea posible, de esta forma  conseguirás  el desarrollo de la rampa más corto posible.

Un truco que puede ayudar.

Nos puede ayudar a optimizar el diseño del garaje, inclinarlo hasta un 4% que suele ser la cifra máxima que permiten las normativas.

No hay que empeñarse en hacer sótanos horizontales, cuando son grandes son antieconómicos, porque no se adaptan a la topografía de las parcelas.

En una ocasión gestione un proyecto con un garaje de casi  200 m. de longitud y sobre el que había que construir cuatro torres de 9 plantas, Inclinamos un 2,5% el suelo del sótano, inapreciable  prácticamente a la vista, pero conseguimos casi un desnivel de 5m de un punto a otro del sótano que hizo posible adaptarse a la topografía de la calle  y por supuesto, banqueando las torres en el arranque del techo del garaje, utilizando estos banqueos como  ventilaciones naturales del garaje.

Cuando se toma esta solución, muy ventajosa,  hay que tomar la precaución de interrumpirla o adaptarla en zonas de trasteros ya que las puertas de los mismos si detectan y no admiten la inclinación del suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario