viernes, 24 de agosto de 2012

El eccehomo restaurado por la Mrs. Bean española.


A veces la realidad supera la ficción y hoy nos hemos encontrado un caso en los informativos de las televisiones del país, y no me he resistido a comentarlo.

Al igual que Mr. Bean en una de sus películas, en la que es un pésimo bedel de un museo de pintura británico, y que para quitarselo de encima le mandan como experto en pintura a una galeria americana con la que tenían un compromiso, y como solo le podía pasar a él , la primera vez que se pone delante del cuadro estornuda empapando la cara de la mujer que hay retratada en el lienzo, como tiene soluciones para todo , frota la cara con el pañuelo y mezcla y difumina toda la pintura del rostro.

Ante el estropicio decide restaurar la cara quedando con una aspecto similar al eccehomo restaurado por la Mrs. Bean española, porque en los dos casos los rostros recuerdan a un familiar de Epi o Blas.

Y que le pasaría a nuestra compatriota, estornudaria encima como Mr. Bean, o se le caeria el pequeño cuadrito en el puchero , o bien como dijo en algunas televisiones que se tuvo que ausentar unos días de su casa, aprovecho para mearse el gato en el cuadro o bien simplemente la octogenaria artista, que tenía confiado el cuadro por su parroco, decidió que el eccehomo no era su tipo y que deberia parecerse algún actor de Holliwood, pero de los Muppets de Barrio Sésamo.

En cualquier caso ha desgraciado el cuadro , el eccehomo antes de la catástrofe tenia un aspecto de personaje del medievo, y ahora parece una fotografía de uno los miembros de la rueda de reconocimiento de la policía de Barrio Sésamo.

Pero como hay gustos para todo ya se han organizado los fans de la Mrs. Bean en internet para pedir firmas para que se deje la pintura restaurada y que no se le trate de devolver su estado primitivo, petición solicitada por familiares descendientes del pintor original.

Mañana espero no levantarme escuchando que algún grupo fáctico solicite para nuestra Mrs. Bean española el nombramiento de académica de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando y de paso para el auténtico Mr. Bean para aprovechar la ocasión en este mundo globalizado.