domingo, 26 de septiembre de 2010

¿Ha pisado el hombre la luna?(No os ofendaís los que pensais que si, porque algunos expresemos nuestras dudas)

Esta pregunta me la hice por primera vez después de oír las declaraciones de George Bush casi al final de su mandato, el año 2008, dijo que antes de finales del 2020 volvería a pisar el hombre la luna.

¿Volvería?  Pero si ya estuvo en el año 69.

Es que no es válida la tecnología que se uso entonces, mejorándola ahora, es que se necesitan más años en nuestra era informática que en aquella época en la que Kennedy prometió a principio de los 60 que antes de terminar la década un americano pisaría la luna, o lo que pasa es que esa tecnología no existe y estamos ante el mayor  farol de la partida de cartas que jugaban EEUU y la URSS en la guerra fría.

Si te trasladas en el tiempo a 1969 y piensas que no existían los ordenadores personales, los coches se calaban frecuentemente después de arrancar,  las comunicaciones telefónicas  entre distintas provincias eran una lotería y una heroicidad de las operadoras de las centralitas de telefónica y la televisión funcionaba con lámparas que se fundían constantemente , no recordáis  a los técnicos que las reparaban y su frase “Es una lámpara” y para que cogiesen la señal había que golpear la televisión y la antena o ambas ante la desesperación.

Así era España, en EEUU imagino que los  coches se calaban igual, creo que no tenían ordenadores personales tampoco y las telecomunicaciones desconozco como funcionaban y las televisiones imagino que parecido.

Pero en ese escenario se montan Armstrong, Collins y Aldrin en el Apolo  y salen en un cohete que va perdiendo módulos en su camino a la luna como si fuese un que globo que va soltando lastre, y al llegar a la  luna se desprende el modulo lunar que desciende con dos de los astronautas mientras el tercero queda en órbita en el modulo orbital, y todo sale a la perfección , alunizan como el que esta acostumbrado a aparcar su coche en su plaza de garaje y después de sus paseos lunares, para volver, arrancan a la primera el modulo lunar, despegan superando la gravedad lunar y se dirigen al modulo orbital con el que conectan sin ningún fallo y vuelven a la tierra en una única nave los tres cayendo en caída libre en el océano pacifico.

¿Eran astronautas o artistas de circo? Porque el más difícil todavía lo dominaban, porque todas esas maniobras las hicieron de oído como los buenos músicos, porque entonces quedaban muchos años para que Billy Gates inventase el Windows y los ordenadores que tenia IBM en esa época tenían poquísima capacidad y ocupaban habitaciones que no existían en el cohete.

Y donde iba el combustible necesario para esa maniobra de despegue  de la superficie de la luna en esa minúscula nave, tenía que tener potencia para  escapar de la gravedad lunar y llegar  hasta el módulo orbital.


Y porque igual que nos hacemos fotos cuando hacemos turismo haciendo que sujetamos el acueducto de  Segovia o la torre de Pisa, como con tantas fotos que hicieron no hay ninguna  que como fondo aparezca la tierra, ya sea llena, menguante o creciente, como a la viceversa aparece la luna en nuestras fotos.

Si reflexionamos se nos pueden ocurrir muchas preguntas de ese espectáculo que se retransmitió en riguroso directo por televisión.

¿Fueron o no fueron? O todo fue una versión americana de la novela de Julio Verne que todos nos creímos como creíamos en el lobo y caperucita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario