domingo, 26 de septiembre de 2010

El tren de la vida.

Mi padre dice que la vida es como un tren que se pone en marcha el día de nuestro nacimiento y va pasando cada año por muchas estaciones, y las enfermedades son como pasajeros que se montan sin permiso, casi siempre el medico que    es el vigilante del tren las hace bajarse después de algunas estaciones. Pero algunas veces, el medico no puede hacer que se baje ese pasajero malo y se queda en el tren todo el viaje.

En el tren de mi padre se monto hace 12 años un pasajero de los que no se bajan, se llama Parkinson, pero mi padre decidió desde que supo que iba montado ese pasajero, que la vida es un viaje muy bonito y solo se hace una vez, y no iba a dejar que el pasajero malo se hiciese dueño del tren.
Cual es el truco de mi padre para conseguirlo: Estar siempre contento y no hacerle caso cuando habla al pasajero malo, ya se callara, ni caso.

Pero también dice, que cada día es más difícil taparse los oídos, pero va a seguir haciéndolo.

Yo estoy orgullosa de mi padre, como lucha con más fuerza que nadie contra el pasajero malo, aunque algunos días le cuesta mas porque el pasajero le hace moverse y hablar lento.

Para seguir teniendo en un rincón de un vagón a Parkinson , mi padre necesita el apoyo y cariño de todos los que le rodean, yo siempre se lo doy .

Ya sabéis todos lo que le pasa a mi padre, a partir de ahora cuando lo veáis pensar como esta luchando y lo valiente que es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario