jueves, 6 de marzo de 2014

El camarote de los Hermanos Marx.(Un homenaje a esos tres genios)


Quizás la escena más famosa de este trío de cómicos, perteneciente a la película Una noche en la Opera.

Se acaba de montar en un trasatlántico Groucho con una compañía de opera que va hacia Europa y se dirige cantando montado en su baúl que conduce un mozo del barco en un carrito.

Llegan delante del camarote .

Groucho: Este no puede ser mi camarote.
Mozo: Si, es su camarote, el nº58.

Groucho: Es un número muy grande para un camarote tan pequeño.

El mozo trata de meter el baúl dentro del camarote con alguna dificultad


Groucho: ¿No le sería más fácil meter el camarote dentro del baúl?

Entra dentro del minúsculo camarote, cierra la puerta, abre el baúl y se lleva la sorpresa de que dentro están Chico, Harpo  y el galan-tenor coprotagonista.

Tras una absurda conversación salpicada de inteligentes gags sale al pasillo Groucho a  buscar al camarero.

Groucho: ¡Camarero!
Camarero: Si señor.
Groucho: ¿Qué tiene para cenar?
Camarero: De todo señor, tiene jugo de zanahoria, jugo de naranja, jugo de piña, jugo de uva…
Groucho: Traiga uno de cada, le sacaremos el jugo a la Compañía…Traiga también dos huevos fritos, dos huevos revueltos, dos huevos pasados por agua y dos en tortilla.
Chico (desde dentro del camarote): Y también dos huevos duros.
Harpo hace sonar su bocina una vez.
Groucho: En lugar de dos ponga tres…y bistecs, uno crudo, uno hecho, otro más hecho y otro quemado.
Chico: Y también dos huevos duros.
Harpo hace sonar su bocina.
Groucho: En lugar de dos ponga tres…y ocho pastelillos franceses.
Chico: Y también dos huevos duros.
Harpo hace sonar su bocina
Goucho: En lugar de dos ponga tres.
Harpo vuelve a hacer sonar su bocina.
Groucho: Uno de ellos que sea de oca…,¿Tiene pasteles borrachos?
Camarero: Si, señor.
Groucho: Pues póngales dos gotitas de amoniaco y se les pasara.
Chico: Y también dos huevos duros.
Hapo hace sonar su bocina repetidamente  e  insistentemente.
Groucho: No sé si es que hay niebla o que tiene que traer media docena más…..Se admiten propinas a bordo.
Camarero: ¡Oh! ¡Si señor!                      
Groucho: Tiene 5 dólares.
Camarero: Si, señor.
Groucho: Guárdelos, no se los gaste, que a lo mejor luego se los pido.

Se va el camarero y vuelve Groucho a entrar en el camarote y empieza la llegada de personajes que llaman la puerta y van entrando en el camarote, dos camareras a hacer  la habitación, el  fontanero a reparar la calefacción , la manicura  a quién le dice Groucho que le deje las uñas cortas que va faltando espacio, el grueso ayudante del fontanero, la mujer de la limpieza a la que la dice que empiece por barrer el techo que es el único sitio libre, una señorita buscando a su tía Micaela, y Grucho cortésmente la invita a pasar para que la busque entre la multitud, y finalmente  los camareros con la cena.

La escena termina cuando Margaret  Dumont, la eterna dama en todas las películas de los hermanos Marx, abre la puerta del camarote y se produce una riada de seres humanos hacia el pasillo.

Sencillamente Genial. Una obra maestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario